Uno de esos elementos indispensable en un dormitorio sin duda es el cabecero. Los hay de muchos tipos, tapizados, con un toque romántico, de estilo nórdico, con diseños vanguardistas o naturales y el que se realiza a mano.
Por eso a la hora de decorar una buena opción es hacer algo único que dependiendo de la temporada se pueda modificar.

En una habitación podemos jugar con el entorno, no caer en lo habitual y hacer piezas con un estilo propio, que diga quienes somos. De igual manera podemos dar un toque nórdico a nuestro dormitorio dándole un aire más moderno, con cabeceros acolchados o mezclando elementos más clásicos y modernos.

En las habitaciones de los más pequeños, un cabecero sirve para transformar la cama con un estilo infantil, personalizados hasta el punto de darles una divertida forma o tonalidades.

¿Pero que tenemos que buscar en un cabecero para forme parte de nuestra vida en el dormitorio?

Según algunos estudios de diversos especialistas tienen que ser altos y rectos, aunque no hay que abusar de la altura y no sobrepasar los 130 centímetros, ya que depende del tamaño de nuestra habitación que se pueda reducir la superficie útil de la misma.

No tienen que ser de hierro forjado o madera, ya que hay muchos materiales para su elaboración. En cuanto a los acabados, los acolchados y entelados les da un aire más elegante a las estancias, mientras que el cuero, las tachuelas o cualquier otro elemento de remache, dan un toque vintage y original.

En Grupo Tapizados Doñana, somos firmes defensores de lo hecho a mano. Nos gusta que cada elemento tenga ese toque artesano que distingue a nuestros productos de los demás.

A que esperas para mirar en nuestra sección de productos.

Be Sociable, Share!
1205 Ver